PATAGONIA ARGENTINA: EL CALAFATE Y EL CHALTÉN

23 Sep

YESICA CHIODIN

Cómo sabemos, nuestro país, en materia de paisajes, los tiene a todos. Desde montañas y ríos hasta nieve y playas, ¡para todos los gustos! Y además, poder viajar es alucinante, pero poder hacerlo con una amiga es mucho mejor –y más divertido-.

No hace mucho, en Agosto, decidimos pegarnos una escapada de cuatro días con mi amiga para salir de la rutina. El destino fue, ni más ni menos que, El Calafate.

El disfrute comenzó pocos minutos antes de aterrizar en el Aeropuerto Internacional de El Calafate, desde la ventanilla del avión se podía visualizar, panorámicamente, gran parte del Lago Argentino y algunos cordones montañosos con sus picos blancos de nieve, y, claro está que, no nos pudimos resistir a disparar algunos flashes de la cámara de fotos.

Una vez en tierra, había que decidir como transportarse hasta el hotel elegido. Hay varias opciones: taxi, remis, alquiler de autos o un transfers que se llama Ves Transfers, que es la opción más económica.

Llegamos al hotel y nos dimos cuenta que no teníamos nada programado para los siguientes días, así que nos fuimos al centro, a la Avenida Libertador, pues ahí se encuentran todas las agencias de turismo. La grata sorpresa fue saber que todas las agencias ofrecen las excursiones al mismo precio, ya que sólo hay un proveedor por excursión. Con ayuda de los lugareños, armamos nuestro itinerario para los siguientes dos días.

Fotografía tomada por Yesica Chiodín, Glaciar Perito Moreno

La primera excursión que disfrutamos fue la del Minitrekking con Hielo y Aventura –la única agencia de turismo que la realiza-. Nos buscaron por el hotel muy temprano, el primer destino era llegar al puerto Bajo de las Sombras, que queda a 6 km. antes del Mirador del glaciar, donde se embarca para cruzar el Lago Rico. Luego de 20 minutos de navegación, llegamos al frente de la pared sur del glaciar Perito Moreno –vedette por excelencia de todos los glaciares de la zona-. Una vez que desembarcamos, accedimos al refugio donde los guías nos dividieron en pequeños grupos para poder iniciar una caminata de 20 minutos por la orilla del lago hasta llegar al glaciar. Antes de pisar el hielo, los guías nos colocaron los grampones -dispositivos metálicos terminados en punta que se adhieren a la suela de los zapatos-, y nos dieron las instrucciones sobre la forma en que debemos desplazarnos sobre el hielo. El recorrido sobre el glaciar se realiza en 2 horas aproximadamente. La superficie de hielo sobre la que se camina es irregular, pero firme y segura. Al finalizar el paseo, se regresa al refugio atravesando el bosque magallánico, se embarca nuevamente hasta el puerto, y luego, seguimos rumbo a las pasarelas ubicadas frente a la pared norte del glaciar –donde se aprecia una vista panorámica de Perito Moreno-. Este Minitrekking dura todo el día y vale la pena poder realizarlo y disfrutar del vivo y en directo que ofrece el hielo del glaciar.

Fotografía tomada por Yesica Chiodín, Laguna Capri

Nuestro segundo día comenzó mucho más temprano porque nuestro destino estaba ubicado a 220 km. El Chaltén, es una ciudad en la que el senderismo forma parte del paisaje y se la ha proclamado como la Capital Nacional del Trekking. Se pueden realizar los senderos autoguiados, por eso no es necesario contratar ninguna excursión, nosotras sólo compramos los pasajes del transporte regular –existen dos empresas con buses regulares que llegan hasta este pueblo, ambas tienen el mismo horario: 8 hs la ida y 18 hs la vuelta-. Luego de 3 horas de viaje, comenzamos nuestra aventura por el Sendero al Fitz Roy. Éste demanda unas tres horas aproximadamente sólo en la ida. Luego de 30 minutos, se puede tener una vista impresionante del valle que atraviesa el Río de las Vueltas. Finalmente, y luego de un pequeño desvío que parte del sendero principal, se llega a la asombrosa Laguna Capri. Desde allí se observa la imponente presencia del Fitz Roy y las cumbres que lo acompañan. El grado de dificultad es medio, pero bastante cansador. Depende mucho del clima, pero mayormente en los inicios del sendero, hay muchas pendientes con barro, y desde la mitad del camino hasta la cima hay mucha nieve –aquel que no lleve calzado adecuado, probablemente no podrá llegar a la cima-. El Fitz Roy se hace desear demasiado, ya que pocas veces las nubes se van y nos dejan apreciar el cerro, este es un dato que no todos lo tienen en cuenta. Para esta aventura también se necesita disponer de todo el día.

Nos quedó mucho más por conocer de la Patagonia Argentina… ¡Los viajes continuarán!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: